Acceso 360 > Comunicación  > ¿Comunicación de marca minimalista?: hay que focalizar para generar retorno
comunicación minimalista

¿Comunicación de marca minimalista?: hay que focalizar para generar retorno

La comunicación minimalista está en boga. Y es que muchas empresas se ven sobrepasadas en determinados momentos por la cantidad de opciones que tienen para llevar a cabo sus estrategias de comunicación, publicidad y marketing.

Como resultado, suele ser habitual tomar decisiones que no siempre obtienen resultados favorables, haciendo que las marcas malgasten esfuerzo, energía y dinero en poner en marcha acciones pobremente eficaces.

El minimalismo es un concepto muy relacionado con el arte, el diseño y la decoración. Sin embargo, aplicado a la comunicación, esta estrategia aún se encuentra en sus prolegómenos y tiene todo un potencial para explotar.

Ser minimalista a la hora de comunicar puede ayudar a las marcas a construir una imagen sólida y a posicionarse eficazmente en el mercado.

Comunicación minimalista: hablar menos expresando más

Desde la invención del lenguaje, el ser humano se ha esforzado en transmitir la mayor cantidad de información posible. Al compartir experiencias e historias, la tendencia siempre ha sido a concentrarse en los detalles y completar el contexto con ejemplos y anécdotas, haciendo de la comunicación algo extenso.

El minimalismo, por su parte, hace referencia al proceso de reducir algo a su mínima expresión, solo a lo esencial. Cuando se traslada esta idea a la publicidad o a la comunicación, se puede afirmar que cuando el mensaje es lo suficientemente comunicativo y permite prescindir de todo lo demás, su eficacia se ve incrementada.

Transmitir una idea sin que haya elementos complementarios que puedan distraer aumenta el impacto del mensaje. Por ello, desarrollar una estrategia minimalista tiene como objetivo expresar más, hablando menos. Quizá la famosa frase de Muhammad Ali podría aplicarse en al ámbito de la comunicación minimalista: “flota como una mariposa, pica como una avispa”.

La comunicación minimalista puede impulsar tu marca

En la era digital, miles de empresas y marcas compiten por lograr visibilidad y hacerse un hueco propio en el mercado. En esta carrera sin cuartel, el número de impactos generados ha seguido una dinámica progresiva hacia la saturación.

Por ello, no resulta sencillo destacar e, incluso, esto ha provocado desde hace años, y lo ha agravado en los últimos, el surgimiento de los principales peligros del entorno online: la infoxicación y las fake news. Los nuevos hábitos de consumo también muestran esta nueva cara de la realidad.

Si antes las decisiones de compra se tomaban con el corazón o el estómago, un nuevo paradigma se abre ante los usuarios, en los que las decisiones son más reflexivas y hay una tímida tendencia hacia la reducción material, a centrarse solo en lo que se necesita.

Ante esta realidad, la comunicación minimalista puede ayudar a las empresas a llegar mejor al público y a proteger su reputación. No hay que olvidar que una buena imagen de marca es uno de los principales bienes de cualquier empresa.

Además, otra de las grandes ventajas es que permite una reducción de la inversión tanto en acciones de comunicación, en publicidad y en recursos de generación de contenidos. Focalizar la comunicación siempre la hará más efectiva y te ayudará a mejorar tu retorno de inversión.

Cómo desarrollar una estrategia minimalista

A veces, menos es más y tu marca puede lograr destacar, precisamente, por hacer una comunicación estratégica centrada en el minimalismo.

Pero, ¿qué factores hay que tener en cuenta para implementar el minimalismo en tu estrategia? Principalmente, tener en cuenta 5 aspectos imprescindibles.

1.- Elabora un plan de marketing

Ser minimalista y conciso no está supeditado a ser espontáneo o a tener una planificación superficial o pobre. Todo lo contrario. Si quieres generar un mayor impacto con la menor cantidad de recursos posibles, toda tu estrategia tiene que estar diseñada al milímetro.

Una buena investigación del mercado, de los consumidores y de la competencia te ayudará a detectar las mejores oportunidades para tu marca. Así, es posible crear una estrategia sólida delimitando qué es lo que realmente aporta valor a la audiencia.

2.- Menos contenidos pero de mayor valor

Una regla básica para la creación de una estrategia de contenidos es procurar que estos sean de valor para los usuarios. Sin embargo, a veces esto entra en conflicto con la constancia, ya que para ser visible, también es necesario mantener una periodicidad apropiada en la comunicación.

Por ello, muchas marcas optan por generar una gran cantidad de contenidos que les permita cubrir el calendario planificado, ¿pero están teniendo un impacto real todos sus esfuerzos?

Quizá sea más conveniente limitar el número de mensajes para hacerlos más relevantes y oportunos. Un buena mensaje cada tres días puede ser más eficaz que otros mensajes variados y diarios. De lo que se trata es de anteponer siempre la calidad a la cantidad.

3.- Utiliza soluciones simples en marketing y publicidad

Desde hace tiempo se ha demostrado que lo simple funciona. En muchas ocasiones una buena imagen puede trasmitir mucha más energía que un texto extenso.

Por ello, para crear una estrategia minimalista es necesario implementar soluciones simples. No es necesario utilizar ornamentos recargados ni a una amplia información textual para transmitir una idea que perdure en el recuerdo de los consumidores.

Paradójicamente, este tipo de comunicaciones simples son mucho más difíciles de desarrollar y requieren una mayor creatividad que el resto. Pero ahí, precisamente, radica su genialidad y su capacidad de impactar.

4.- Limitar el número de plataformas y canales

Así como reducir la cantidad en favor de la calidad es efectivo en cuanto a contenidos, lo mismo ocurre con los canales para difundirlos. No se trata de estar en los canales por estar, aun cuando una parte del público objetivo pueda estar presente.

En este sentido, puede ser interesante observar el nivel de competencia que enfrentas en cada plataforma. De esta manera, quizá no sea eficiente invertir esfuerzos en un lugar donde tus acciones de marketing y comunicación queden opacadas por otros que disponen de mayores recursos que tú. Quizá te convenga más ser un tiburón en una piscina, que un pez en el mar.

5.- Adapta tu identidad de marca al minimalismo

Todo comunica y, por ello, tu estrategia de comunicación debe estar alineada con tus valores de marca y, estos a su vez, estar reflejados en tu identidad corporativa. Aunque esto, al final no es sencillo, es como enfrentarse al dilema sobre qué fue primero: ¿el huevo o la gallina?

El minimalismo también viene siendo tendencia desde hace unos años en el diseño gráfico. Y aunque este punto no resulta algo imprescindible, puede ser un buen ejercicio considerar una estrategia de rebranding en caso de que lleves muchos años en el mercado.

Ya sea que estés empezando, tengas una estrategia de comunicación desde hace años con buenos resultados o quieras optar por embarcarte en la comunicación minimalista, la única forma de comprobar que tu marca ocupa un buen lugar en la mente de los consumidores es a través de un bueno seguimiento de medios y otras estrategias de medición y análisis.

Para ello, Rebold pone a tu disposición su plataforma Acceso360, especializada en el clipping de medios, te ayudará a conocer y salvaguardar la reputación de tu marca.

No Comments

Leave a reply