Acceso 360 > Monitorización  > Estrategia con microinfluencers, el camino para diversificar la inversión
estrategia con microinfluencers

Estrategia con microinfluencers, el camino para diversificar la inversión

Llevar a cabo una estrategia con microinfluencers está cogiendo cada vez más fuerza. De hecho, muchas marcas la están empezando a tener en cuenta como primera opción en sus campañas publicitarias.

Según un estudio realizado por Binfluencer, una empresa española especializada en marketing de influencers, ha asegurado que el mayor beneficio para las marcas son los perfiles que rondan entre los 50.000 y 200.000 seguidores.

La llegada de la era digital ha cambiado completamente el mundo del marketing: primero con Marketing Digital, y luego con Social Media Marketing. Las plataformas sociales han permitido a las empresas alcanzar una gran área de captación con muy bajos costes publicitarios. Siendo la preferida por las empresas y quitando puestos a la publicidad tradicional.

Por ejemplo, Instagram ha crecido a un ritmo muy rápido y más alto que otras redes sociales: el motivo detrás de este éxito es la preferencia del usuario por el contenido visual, a través del cual, la comunicación es más rápida y más perceptible que el texto.

Javier Yuste, CEO y confundador de Binfluencer cuenta que “una marca puede invertir una elevada cantidad de dinero en una campaña guiándose únicamente por el número de seguidores del influencer, pero la interacción que obtendrá a cambio no será equivalente, ni de lejos, al coste que le supondrá contratar esa colaboración”.

Diferencia entre influencer y microinfluencers

Según 40 de fiebre, “un influencer es una persona que cuenta con cierta credibilidad sobre un tema concreto, y por su presencia e influencia en redes sociales, puede llegar a convertirse en un prescriptor interesante para una marca”.  

Los influencers son aquellos usuarios que ponen cara a las marcas. De esta forma, rompen la barrera que ha venido existiendo entre los anunciantes y los consumidores en los medios de comunicación. 

Los influencers pueden llegar a representar una marca, pero no hay que olvidar que son un consumidor más y no van a promocionar nada que no encaje con sus valores.

En cambio, los microinfluencers son claros ejemplos de que el tamaño no importa. Y es que el volumen de seguidores de sus perfiles sociales suele oscilar entre 1.000 y 50.000 seguidores. No son de los más grandes, pero gozan de una gran credibilidad por parte de sus followers, consiguiendo ratios de engagement muy elevados.

En definitiva, son usuarios expertos en una temática muy concreta que comparten su pasión, opinión y conocimiento en sus perfiles de redes sociales logrando resultados de 3 a 5 veces mejores en cuanto a engagement, por post.

Invertir en estrategias con microinfluencers

Por ello, Kayla Weimer, experta del Communications Strategy Group, recomienda crear una estrategia con microinfluencers con un número moderado de seguidores: los microinfluencers. De esta forma, es posible diversificar la inversión y llegar a públicos muy concretos.

Es más, la inversión en servicios de microinfluencers ha aumentado un 60,8%. Esto se debe a que contratar estos perfiles para publicitar productos en ocasiones resulta más efectivo. La razón es que, normalmente, están enfocados en nichos de mercado más pequeños y muy específicos, pero con una alta tasa de participación.

Por otro lado, la compra de seguidores por parte de influencers es cada vez más habitual, y la marca al final sale perdiendo. Pierden credibilidad y es difícil detectar el fraude. El perfil de micorinfluencer se ha ganado la confianza tanto de las marcas, como de los consumidores. 

Muchas empresas cometen el error de fijarse únicamente en el número de seguidores. Sin embargo, esta cifra no es garantía de efectividad. Por el contrario, los seguidores suelen ser muy heterogéneos, lo que explica que, a veces, las grandes comunidades de usuarios presenten menores tasas de engagement con los contenidos. 

Es, precisamente este aspecto, en el que hay que fijarse a la hora de usar a personalidades en las redes sociales para promocionar productos, enseñar sus experiencia. Una buena estrategia con microinfluencers te ayuda a establecer relaciones más directas de las marcas con sus públicos.

Instagram: el hábitat natural de los microinfluencers

Respecto a los canales, Instagram sigue encabezando la lista de las redes sociales con tan solo 9 años de la primera versión. Es la red social que ha conseguido tener más de 1.000 millones de usuarios.

Además, se ha convertido en uno de los canales preferidos de las empresas a la hora de implementar una estrategia con microinfluencers. Comenzando desde pequeñas empresas emergentes, hasta inmensas multinacionales. Una elección impulsada por la voluntad de muchas empresas de aumentar las ventas al reducir los gastos de publicidad. 

Las marcas prefieren Instagram como una herramienta de marketing ya que tiene la mayor tasa de interacción entre los seguidores y contenidos publicados. Además, los canales sociales son un excelente imán para atraer nuevos leads.

Lo más importante para las empresas es, sin duda, la comprensión de los números que consigue Instagram. Estos se basan en ocho factores ordenados por importancia:

  • Relevancia.
  • Relación.
  • Compromiso.
  • Seguidores.
  • Frecuencia.
  • Tiempo.
  • Perfiles buscados
  • Hashtag.
  • Compartir en directo.

Los microinfluencers permiten crear un tipo de publicidad diferente que se basa en el contenido. Así, logran captar la atención del usuario y aumentar las ventas de la empresa y, además aportan credibilidad y visibilidad y consiguen penetrar los valores de la marca. 

El seguimiento de medios y la escucha activa: la clave del éxito

No obstante, para conocer y evaluar el verdadero impacto de estas inversiones es necesario un seguimiento de redes sociales sustentado en datos.

Las plataformas sociales son la mayor fuente de información sobre el público y las audiencias. No solo se pueden extraer datos sobre sus comportamientos e intereses, también son un referente para detectar qué lugar ocupa una marca dentro de la conversación social.

Recibir muchas interacciones no es garantía de éxito. Porque no hay que olvidar que estas no tienen por qué ser positivas hacia la marca. Un análisis más profundo de la conversación es la clave para detectar posibles problemas y crisis futuras.

Este es uno de los objetivos principales de realizar un buen seguimiento de medios: proteger la imagen de marca y mejorarla construyendo estrategias adaptadas al contexto y al corazón de cualquier marca: el cliente.

¿Necesitas un servicio profesional de Influencer Analysis que te permita descubrir qué se dice de tu marca en los entornos sociales? En REBOLD podemos ayudarte en la identificación y selección de los influencers adecuados para que tu estrategia de influencer marketing sea efectiva.

No Comments

Leave a reply