91 787 00 00

comunicacion@acceso.com

Acceso 360 > Comunicación  > ¿Jordi Évole se saltó el código del ‘Off The Record’ con El Pozo?
Off The Record Jordi évole

¿Jordi Évole se saltó el código del ‘Off The Record’ con El Pozo?

Las crisis de comunicación ocurren, ninguna marca está a salvo de ellas. Sin ir más lejos el domingo, tras la emisión de un nuevo programa de Salvados (el espacio de actualidad dirigido y presentado por el periodista Jordi Évole), llamado ‘Stranger Pigs’, Évole entraba en una granja de cerdos en la que veía animales en unas condiciones que él mismo definió como “lamentables”.

La granja pertenecía a Cefusa (una empresa que pertenece al mismo grupo empresarial que ElPozo y suministra cerdos a la marca). También durante el reportaje, aparecieron unas etiquetas de El Pozo.

A partir de ahí, en el programa se ve cómo Jordi Évole solicita a través del teléfono una entrevista con el Presidente de la compañía alimentaria, Tomás Fuertes. Tras varios intentos, acabó contactando con el jefe de prensa de la compañía.

Uno de los debates se genera aquí, cuando el presentador emite la conversación íntegra con el responsable de prensa: Él pregunta si la entrevista va a ser con cámaras y qué es exactamente lo que va a preguntar Évole, a lo que el periodista responde: “Te lo diré cuando nos veamos”.

Estas conversaciones previas entre los periodistas y los jefes de prensa son habituales, son situaciones que se viven a diario; lo que es sorprendente es la emisión de las mismas.

¿Es ético emitir la conversación privada entre el periodista y el jefe de prensa?, y ya que las relaciones con medios son fundamentales, ¿el jefe de prensa debe asumir que todo lo que diga es publicable?

Para despejar estas dudas, hemos preguntado a dos de nuestros expertos en comunicación: Carlos Alonso e Isabel Núñez.

 

“Me consta que El Pozo cumple sobradamente con las políticas de bienestar animal, sin embargo tienen todavía la política de que la visita a las fábricas sean sin cámaras. Mi opinión es que esa política, desde el punto de vista de la comunicación no tiene ningún futuro. Vivimos en la sociedad de la transparencia, y si tú (en el caso de El Pozo) no muestras las granjas, otro las va a mostrar por ti, que es exactamente lo que ha pasado este domingo en el programa Salvados.

En este sentido, una empresa que yo creo que lo está haciendo muy bien es Mcdonald’s. Ellos han tenido problemas similares, cuando se empezó a difundir que trabajaban con empresas cárnicas de dudosa reputación y que tenían prácticas éticamente cuestionables con los animales. A raíz de esto y a través de su web, ellos te muestran todas las fases de producción de la carne que utilizan para sus productos.

Toda política de comunicación debería pasar por la transparencia. Asumes que estás criando en este caso animales a nivel industrial, pero si estás cumpliendo la normativa, cualquier medio que quiera entrar debería poder entrar sin problemas”.

En cuanto a la publicación en el programa de la conversación privada… Creo que el ‘Off The Record’ tiene ese riesgo desde el punto de vista de el Jefe de Prensa. En la mayoría de las formaciones que se hacen para desempeñar este cargo, se recomienda siempre hablar y contestar llamadas como si te estuvieran grabando.

Los periodistas pueden considerar que esa conversación es publicable, por eso nunca hay que decir nada que te pueda comprometer. Y si había alguna pregunta que no pudiera responder, creo que es recomendable hablar con el responsable del área y contestar a la pregunta posteriormente por escrito y habiéndola preparado previamente”.

 

Al salir las imágenes yo primero me cercioraría de si realmente esa granja pertenece a mi empresa, y si realmente pertenece a un proveedor mío, no puedo ignorar las responsabilidades que tiene la marca. Investigaría también si las granjas siguen los procedimientos marcados, y si siguen las directrices que les da El Pozo. Controlar a los proveedores para saber lo que se hace y poder contestar sin ningún temor a los periodistas.

Además, y atendiendo al comunicado que han sacado, se supone que esta granja en concreto era un centro de recuperación para animales con malformaciones, que es lo que sale en las imágenes, así que la política de comunicación debería ser reforzar ese hecho y desmentir categóricamente que esos animales fueran para consumo humano“.

“En cuanto a la conversación con el jefe de prensa… La conversación es en privado, pero creo que para entablar relaciones con los medios siempre tienen que estar preparado y saber que te pueden estar grabando en todo momento“.

La postura de la empresa tras el reportaje

Tras el programa de ‘Stranger Pigs’, la compañía alimentaria El Pozo no tardó en reaccionar tras oír su nombre en el reportaje.

A través de un comunicado oficial y más de diez tuits publicados en su cuenta oficial tras la emisión de ‘Salvados’, El Pozo trató de desvincularse del contenido emitido explicando la situación real de la empresa desde su punto de vista.

Tweets El Pozo

“Los animales que aparecen en las imágenes grabadas fueron sacrificados sanitariamente en la propia granja, conforme a la legislación”, afirmaba en el comunicado, que también explicaba que las imágenes habían sido recogidas en “granjas de recuperación”, donde son apartados los animales que deben ser “eliminados sanitariamente”.

Seguidamente el propio Jordi évole desde su perfil personal de Twitter contestó: “Gracias por dar vuestra versión. Si hubieseis querido, lo podríais haber hecho en el programa. Pero gracias igualmente”.

Además de la polémica por las imágenes, sectores de la comunicación empezaron a generar conversación en RRSS de si era ético o no, periodísticamente hablando, la emisión de la conversación ‘informal’ con el jefe de prensa de la empresa, y si era necesaria para ilustrar la postura de ‘silenciado’ por parte de El Pozo.

El valor del ‘Off The Record”

Como en todas las profesiones, en las relaciones periodista-departamento de comunicación de una empresa existen ciertos códigos de ética y deontología profesional que ambas partes conocen y no deben romperse.

A lo largo del día se dan muchas conversaciones entre periodistas y jefes de prensa en las que en la mayoría de las ocasiones, ambas partes tienen claro si lo que están hablando será objeto de posterior publicación o no. 

Ya que el fin último del periodista es fabricar contenido noticiable, la mejor manera de que no se publiquen informaciones “off the record” (para no ser publicadas) es dar sólo información publicable, aunque esto no siempre es posible.

En este caso en concreto, parecía que el jefe de prensa no sabía que la conversación iba a ser emitida e intenta acordar las condiciones de una posible entrevista.

Casos en los que el ‘Off the Record’ se ha emitido

  • Por ejemplo, en el año 2013 un ex jefe de la CIA y de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) estadounidense fue escuchado mientras hablaba telefónicamente con periodistas desde un tren, y sus comentarios, que eran ‘off the record’, terminaron en Twitter. El general retirado Michael Hayden cometió el error de dar una serie de entrevistas a reporteros vía telefónica sobre ‘antecedentes’ mientras viajaba en un tren. Sin saberlo, Hayden estaba sentado cerca de Tom Matzzie, un ex director en Washington del Comité de Acción Política de MoveOn.org, quien de inmediato divulgó las partes más jugosas de la conversación en Twitter. El escándalo del espionaje de las comunicaciones de la NASA, las prisiones secretas de la CIA en el exterior y los smartphones del ex-presidente Barack Obama estuvieron entre los temas conversados.

Tweets NASA

  • Sin irse a EEUU, en 2007 un periodista del Grupo Prisa publicó un ‘off the record’ que no sentó nada bien al entonces Rey de España, Juan Carlos I. El ctual Rey Emérito fue preguntado por la fotografía que publicaban algunos diarios en la que se veía a los líderes británicos reunidos tras lograr un acuerdo en el Ulster. Me parece estupendo, vino a decir el Rey. Detrás hay mucho trabajo, de diez años. Estos procesos son buenos, es bueno intentarlo, y si salen bien…“¿En España?”, le preguntó de inmediato otro periodista. “Son situaciones claramente distintas. Si se me pregunta por España, voy a lo que he dicho antes, es un asunto que corresponde al Gobierno”, replicó don Juan Carlos.

Y tras esto preguntamos: ¿Fue ético emitir una conversación privada con el jefe de prensa? ¿la figura del jefe de prensa tiene que estar preparado en todo momento para que lo que diga sea publicado? Podéis dejarnos vuestra opinión en los comentarios.

Comments:
  • Carmen
    06/02/2018 at 15:59

    La figura del jefe de prensa tiene que estar preparada para gestionar incomodidades de este tipo con cualquier stakeholder. Parece que en España cuesta esta mentalidad. El secretismo profesional creo paso a la historia. Si viene Jordi Evole a tu despacho sabes lo que busca. Es un periodista muy social e investigador.

Leave a reply