Acceso 360 > Monitorización  > Monitorizar para mejorar la comunicación
monitorizar para comunicar

Monitorizar para mejorar la comunicación

¿Es necesario monitorizar para comunicar tus ideas? Sólo plantearse la duda es un enorme error que cometen algunas empresas. Sin conocer qué le interesa a tu público objetivo y cómo están dispuestos a consumirlo será complicado que tus informaciones les impacten como necesitas.

Además, sin saber si tus mensajes llegan a los potenciales clientes no podrás mejorar tus estrategias. Por eso es fundamental monitorizar para comunicar. Para poder llegar a tu audiencia en el momento y lugar en el que estén más receptivos.

Con todo, analizar cómo están funcionando tus campañas requiere contar con las herramientas de clipping adecuadas. Y, también, elegir qué indicadores son los que vas a tomar como referencia.

Eso sí, de nada sirve monitorizar si después no se toman decisiones. Medir por medir no tiene ningún sentido. De ahí que sea importante que hagas los cambios necesarios para ganar en notoriedad.

Monitorizar para comunicar en tiempo real

Por otro lado, el mundo de la comunicación se encuentra inmerso en una dinámica cada vez más vertiginosa. No sólo se trata de que cada vez haya más medios disponibles en los que comunicar tus mensajes. También es importante tener en cuenta la velocidad a la que corren los mensajes.

Si antes se decía que las noticias de un periódico servían para envolver pescado el día siguiente, con la llegada de Internet la velocidad se ha multiplicado. Los departamentos de comunicación han entrado en la era de los mensajes en tiempo real. Algo que les obliga a monitorizar para comunicar.

Porque si sabes lo que está pasando con tus mensajes casi en el mismo momento de lanzarlos podrás tomar decisiones correctoras. Por ejemplo, analizando algunas métricas de tus campañas de email marketing podrás saber si tus asuntos son lo suficientemente atractivos. O cuáles son los enlaces que más tráfico derivan a tu sitio web desde la newsletter.

La monitorización debe ser multicanal

La velocidad de los mensajes hace necesario un cambio drástico en la manera de funcionar de los departamentos de comunicación.

¿Cómo saber casi al segundo lo que está pasando en tu negocio? Sólo mediante una monitorización multicanal. Un esfuerzo que debe ampliarse a todos aquellos canales en los que puedas interactuar con tu potencial audiencia.

Ahora es más importante que nunca monitorizar el discurso que se está lanzando en tu sector y, especialmente, los mensajes de tu competencia. Porque de esta manera podrás crear mensajes estratégicos antes de que la competencia lo haga. Y estarás preparado para adaptar tu comunicación en tiempo real. Todo ello gracias a monitorizar para comunicar.

3 claves para monitorizar tus acciones de comunicación

Sin embargo, como es lógico, también medir requiere contar con una metodología adecuada. No hay nada peor que medir aquello que no te interesa. Dedicar esfuerzos a monitorizar KPIs erróneos es un grave error.

Y es algo que sigue ocurriendo al monitorizar tus espacios en redes sociales. ¿Es tan importante el recuento de seguidores? ¿O, quizá, sea más interesante saber qué mensajes concretos atraen a tus usuarios y cuáles consideran prescindibles?

Por tanto, es evidente que cualquier marca que se precie debe construir una estrategia de medición que le aporte los datos que necesita. Estas son 3 claves que un departamento de comunicación debe tener en cuenta para crear un sólido sistema de medición:

1.- Cuál es el objetivo de la monitorización

No es lo mismo monitorizar para reportar a tus superiores que hacerlo para conocer en profundidad a tus usuarios. Debería ser lo mismo pero en muchas organizaciones se comete el error de medir sólo aquellos datos que refuerzan lo que se está haciendo, sin tener en cuenta a los usuarios a los que se destina.

Por eso, es esencial que identifiques claramente el objetivo que persigues: ¿Quieres medir para captar nuevos usuarios? ¿O para recuperar aquellos que has perdido? ¿Prefieres una visión macro o bien centrarte en dos o tres elementos específicos? Las respuestas marcarán el tipo de monitorización a realizar.

2.- Identifica claramente los indicadores

Definir unos KPIs adecuados es básico. Otro de los grandes errores que se han visto en la evolución de la comunicación y monitorización es plantear indicadores que realmente no son importantes. ¿Qué considera tu empresa más importante la cantidad de medios en los que se impacta o el tipo de medio concreto que publica tus mensajes?

Así, los KPIs deben ser claros y sencillos para permitirte saber si realmente estás consiguiendo lo que buscas. Identificarlos es una de las claves del éxito de cualquier sistema de medición.

Tipos de KPIs en comunicación

Esta es una lista no exhaustiva de algunos de los principales KPIs que un departamento de comunicación debería tener en cuenta. No todos ellos son necesarios en todos los casos. Elige sólo aquellos que sean importantes para cumplir tus objetivos:

  • Número de impactos conseguidos.
  • Share of voice, que pone en relación estos impactos con los que consigue la competencia.
  • Valor publicitario estimado.
  • Impacto global noticioso.
  • Coste por impacto.
  • Topic trends. No sólo se trata de medir aquellos términos que están relacionados con la marca sino el volumen de menciones sobre un tema concreto.
  • Engagement.

3.- Elige una herramienta de monitorización profesional

Una vez conocidos los objetivos y los indicadores concretos es el momento de elegir la plataforma de medición profesional que te permita medirlos.

Existen diferentes opciones en el mercado pero si realmente quieres poder tomar decisiones de marketing y comunicación informadas que ayuden a potenciar tu negocio, la solución adecuada es Rebold con la que podrás medir el impacto de tus estrategias de marketing y comunicación para detectar oportunidades que fortalezcan tu reputación y te ayuden a conectar con tus comunidades de interés.

No Comments

Leave a reply