Acceso 360 > Comunicación  > Los 8 problemas de comunicación más comunes de una marca
Los 8 problemas más comunes de comunicación de una marca

Los 8 problemas de comunicación más comunes de una marca

Los problemas de comunicación de una marca pueden hacer que tras un buen comienzo, tras un tiempo empiece a tambalearse perdiendo el rumbo, e incluso, termine desmoronándose como un castillo de naipes que ha costado mucho esfuerzo construir.

En la mayoría de las ocasiones, esto se debe a una falta de enfoque y un seguimiento deficiente de las acciones de la marca y sus impactos. Está claro que las campañas de marketing son las principales herramientas que tiene una marca para difundir su mensaje en los distintos canales.

Sin embargo, a pesar del empeño que le ponen algunas a la creación y distribución de sus contenidos, pronto se dan cuenta de que no están teniendo los resultados que esperaban. A veces, se trata de pequeños descuidos o errores que ni siquiera son detectables en un primer vistazo.

A pesar de ello, los síntomas son bastante evidentes: el share of voice de la marca no es nada halagüeño, las campañas no tienen mayor impacto, el tráfico a la web es bajo, no aumentan las conversiones… Si te sientes identificado, es posible que tengas algunas piedrecillas en el zapato.

Los problemas más comunes de comunicación

Los problemas de comunicación de una marca son bastante comunes. Pero esto no quiere decir que haya que resignarse a cometerlos sin presentar batalla. Aquí encontrarás los 8 más habituales y cómo estar prevenido para evitarlos.

1.- No tener los objetivos claros

Posiblemente este sea el error más común de cuantos hay. De hecho, muchos expertos de marketing y relaciones públicas caen en la ilusión de pensar que saben exactamente cuáles son sus objetivos, pero luego resulta que no estaban bien definidos.

Y es que, una vez que se piensan y se establecen, lo recomendable es replantearlos. En este sentido, es fácil tener muchas ideas de objetivos  que por sí solos son geniales. Pero, ¿Cómo encajan en el todo de la estrategia global de contenidos?

Las campañas pueden estar compuestas de infinidad de acciones, y los objetivos, desde los más grandes a los más pequeños, siempre tienen que tener uno más amplio: difundir de forma efectiva la propuesta de valor de la marca.

2.- No contar con un plan adecuado de marketing

Un plan de marketing y un plan de marketing adecuado no son lo mismo. Lo cierto es que algunas marcas tienen ideas de contenido sensacionales para promocionarse, pero a veces carecen de los recursos suficientes y una adecuada planificación sobre cómo hacérselos llegar al público.

El plan de comunicación no solo ayuda a organizarse. También debe contener todo al mínimo detalle e, incluso, marcar un plan de contingencias para todos los posibles escenarios.

Esta es la forma más segura de garantizar una reacción rápida a los problemas y a los cambios en el contexto, protegiendo la imagen de la marca de posibles crisis.

3.- Poca preparación en el departamento de relaciones públicas

Algunos de los problemas de comunicación de una marca son una consecuencia de la falta de formación multidisciplinar de los departamentos de relaciones públicas, marketing y comunicación.

En un mundo tan cambiante donde el desarrollo tecnológico sucede a gran velocidad, es necesario contar con perfiles profesionales versátiles que sean capaces de comunicar y manejarse en el entorno digital de forma efectiva.

4.- No conocer en profundidad al público objetivo

Quizá estés creando un contenido muy bueno, estés compartiéndolo de forma inteligente y sin embargo no estés viendo resultados. Pues es posible que tengas uno de los problemas de comunicación de una marca más básicos: no tienes bien definido tu público objetivo.

Definir correctamente el target no es una tarea sencilla. Para hacerlo, es necesario recoger datos de todas las fuentes que tengas a tu alcance, así como contar con un equipo interdepartamental para aportar información complementaria y crear un retrato lo más acertado posible de tus consumidores.

5.- Contenido siempre centrado en la marca

Si algo genera hastío en los usuarios es una autopromoción excesiva. Si tu contenido solo habla de tu marca, lo normal es que el público termine perdiendo interés en ella.

Una buena campaña de marketing siempre buscará conectar con las personas y ofrecerles valor añadido. Y la forma de conectar es ofrecerles información que sea de interés para ellos, ya sea por ser educativa, entretenida o inspiradora.

6.- Pensar que lo que se dice importa más que lo que se hace

Hay una cuestión que muchos pasan por alto y es que las marcas, aunque no pronuncien la palabra, hacen una promesa cada vez que comparten un contenido. Y las promesas siempre hay que cumplirlas.

No respetar la coherencia entre lo que se dice (o sobre lo que se habla) y lo que se hace, es una de las principales armas contra la imagen de la marca. Por ello, es importante identificar y corregir cualquier acción donde la experiencia no cumpla con las promesas de la marca.

7.- La cantidad por encima de la calidad

Algunas marcas caen en el error de generar mucho contenido y hacerlo constantemente pensando que así llamarán más la atención de los usuarios. Sin embargo, la calidad siempre tiene que estar por encima de la cantidad.

No olvides que es el hecho de ofrecerles valor lo que realmente los atrae. Una buena estrategia puede ser utilizar el microcontenido, que son contenidos más pequeños que forman parte de un todo más amplio.

8.- Una análisis inadecuado o insuficiente de los resultados

Si realmente se quieren evitar los problemas de comunicación de una marca, analizar y monitorizar las campañas es indispensable. Pero, además, es importante asegurarse de que las métricas que se están utilizando para el análisis son las adecuadas. De lo contrario, estarás extrayendo una información poco relevante para sacar conclusiones y tomar decisiones.

Por otro lado, no basta con sacar informes de rendimiento de las campañas. También hay que implementar otras estrategias de monitorización como la escucha social y el seguimiento de medios para lograr una visión global de qué lugar ocupa la marca en la conversación.

Algo que puedes conseguir si cuentas con un partner como REBOLD. Te ayudamos a monitorizar tu marca con un servicio profesional y personalizado de Social Media Monitoring.

No Comments

Leave a reply